Corto

¿Es el jengibre tóxico para los gatos?


Para las personas, el jengibre es un remedio casero popular para las náuseas, los resfriados y el dolor. ¿Pero qué hay de los gatos? ¿Es el jengibre venenoso para las patas de terciopelo o es un remedio natural útil? Lea las respuestas a estas preguntas a continuación. Se permite oler, pero ¿se les permite a los gatos comer jengibre? ¿O es el tubérculo tóxico para ellos? - Shutterstock / JuliyaKosynskaya

El jengibre a menudo se conoce como un "bulbo de maravilla" y se dice que ayuda contra todas las posibles quejas en humanos. Las sustancias picantes, las sustancias amargas y los aceites esenciales pueden ayudar, por ejemplo, con la indigestión. También se dice que el jengibre tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio. Pero, ¿esto solo se aplica a los humanos o los gatos también pueden tratarse con jengibre?

¿Con qué debería ayudar el jengibre a los gatos?

En pequeñas cantidades, el jengibre supuestamente puede tener un efecto calmante en los gatos, por ejemplo, en la ansiedad aguda o en situaciones estresantes. Además, el tubérculo con sus sustancias picantes y amargas debe estimular el páncreas, el flujo de bilis y la formación de jugo gástrico. Esto puede ayudar a aliviar la indigestión, por ejemplo:

Flatulencia
● pérdida de apetito
● náuseas
● dolor abdominal

Además, se dice que el jengibre reduce la fiebre, adelgaza la sangre, inhibe la inflamación y alivia el dolor. Esto puede ser útil para los resfriados. Debido a sus efectos analgésicos y antiinflamatorios, el jengibre también se recomienda ocasionalmente como un remedio natural para la osteoartritis y otros problemas en las articulaciones.

¿Se les permite a los gatos comer jengibre o es venenoso?

Sin embargo, los gatos no pueden tolerar los aceites esenciales o las sustancias picantes. En grandes cantidades, el jengibre es potencialmente tóxico para los animales. Sin embargo, a las patas de terciopelo generalmente no les gustan los aromas cítricos, como los de las naranjas, los limones y el jengibre. No tiene que preocuparse demasiado si deja caer un trozo de raíz de jengibre mientras cocina. Es muy poco probable que tu gato se coma la pieza. Puede que esté jugando con él o mordisqueándolo con curiosidad, pero probablemente no le guste.

Sin embargo, los suplementos de jengibre se ofrecen como alimento complementario natural. Deberías tener cuidado aquí. Una dosis demasiado alta puede hacer lo contrario de lo que realmente quería, y empeorar las cosas. Su gato puede enfermarse y el efecto anticoagulante también puede empeorar las enfermedades existentes. Los aceites esenciales y las sustancias picantes también irritan el tracto digestivo sensible de los gatos. En el peor de los casos, los suplementos de jengibre pueden causar daños consecuentes que ponen en peligro la vida de los amigos de cuatro patas, así que no los use sin consultar a su veterinario.

Alimentos tóxicos: lo que los gatos no deben comer bajo ninguna circunstancia

Los alimentos venenosos acechan a los gatos donde no sospechas de ellos. Entonces tu goloso debería ...

Conclusión: en caso de duda, pida consejo al veterinario.

A diferencia de los humanos, el jengibre no es una cura natural de elección para los gatos. El tubérculo tampoco ha perdido nada en la nutrición del gato apropiada para la especie. Si está pensando en tratar la ansiedad, la indigestión, los resfriados o el dolor con preparaciones de jengibre, asegúrese de ir al veterinario de antemano. Es importante que se determinen las causas y las posibles enfermedades subyacentes detrás de los síntomas. Luego, el veterinario puede tratar las quejas de manera específica.

En todo caso, el jengibre se puede usar como un suplemento temporal. Sin embargo, discuta con su veterinario y veterinario si existen alternativas más seguras para su gato. Las flores de Bach pueden tener un efecto calmante, por ejemplo, cuando están estresadas y temerosas. Un psicólogo de gatos puede necesitar apoyo para el tratamiento de los trastornos de ansiedad severa. Si tiene un resfriado, el descanso y el calor ayudan mejor. La indigestión y el dolor a menudo son síntomas de otras afecciones y no deben tomarse a la ligera.