Información

Cuando los gatos vomitan bolas de pelo: ¿cuándo ir al veterinario?


Mientras los gatos vomiten bolas de pelo, y esto solo sucede ocasionalmente, no necesariamente tiene que ir al veterinario. Algunas medidas preventivas son suficientes para ayudar a su gato en el aseo y la digestión. Sin embargo, las bolas de pelo pueden convertirse en un peligro para la salud si se salen de control. Aquí puede averiguar cuándo es necesaria una visita al veterinario. Si los gatos vomitan bolas de pelo con frecuencia, se recomienda una visita al veterinario - Shutterstock / 135 píxeles

Los gatos pasan mucho tiempo acicalados e higiene personal. Si su pata de terciopelo roza su piel con la lengua del gato, también se tragará algunos pelos de gato y se pueden formar bolas de pelo. Sin embargo, esto solo sucede si demasiados pelos de gato entran en el tracto digestivo. Esto generalmente está diseñado para arrojar el cabello tragado, pero a veces no funciona tan bien. ¿Cuándo necesita tu nariz de piel ayuda médica?

Vómitos: ¿está enfermo el gato?

Si se han formado bolas de pelo en el tracto digestivo, tu gato intenta vomitarlas. Si esto sucede solo de vez en cuando, aproximadamente una vez cada una o dos semanas, y su tigre de la habitación parece saludable y alerta, no tiene que ir al veterinario. Sin embargo, vigile su pata de terciopelo si el vómito ocurre con mayor frecuencia o si su salud se deteriora. Los síntomas de la enfermedad incluyen pérdida de apetito y pérdida de peso, apatía y agotamiento, cambios de comportamiento (abstinencia inusual, confianza inusual o agresividad repentina), así como estreñimiento o diarrea. Entonces debe hacer que un veterinario examine a su gato.

Gatos en un cambio de piel: productos anti-hairball

Mientras que el cepillo, el rodillo de pelusa y la aspiradora de pelo de animales están destinados a resolver problemas de pelo de gato en ...

Obstrucción intestinal a través de bolas de pelo: ¡fuera al veterinario!

Los gatos también pueden tratar de vomitar bolas de pelo, pero no lo hacen. Luego hacen los típicos movimientos de náuseas y ruidos asociados con los vómitos, pero las bolas de pelo no salen. Si este comportamiento se repite varias veces, también se recomienda una visita al veterinario. Puede ser que el cabello en el tracto digestivo sea tan infeliz que no se puede excretar ni vomitar. En este caso, amenaza una obstrucción intestinal, que puede incluso poner en peligro la vida. Por lo tanto, la precaución es mejor que la tolerancia.

Cómo prevenir problemas de bolas de pelo

Puedes ayudar a tu gato a arreglarse para que se trague menos pelo y reduzca el riesgo de bolas de pelo. Además, puede ayudarla con la digestión con ciertos suplementos nutricionales, así como con aceites y grasas saludables, para que el cabello tragado se excrete más fácilmente y no se acumule en el estómago o los intestinos. Pídale consejo a su veterinario sobre qué productos y alimentos le recomienda.